Día Internacional de la Mujer Emprendedora

Dia Internacional de la Mujer Emprendedora Postura Ranita

Hoy, 19 de Noviembre, se celebra el Día Internacional de la Mujer Emprendedora. ¿Lo sabías? No, ¿verdad? Es normal, se celebra solamente desde el 2014.

Yo me enteré hace apenas un par de días trasteando por internet y pensé “Mira! Es un poquito mi día también”, y me salió una sonrisilla. Y buscando información al respecto, vi el dibujo de Lucía Be que he puesto como foto principal del post, con la que me siento doblemente identificada y le quita glamour al asunto, dotándole de la realidad que se esconde detrás de muchas mujeres emprendedoras.

 

Porque, si emprender de por sí no es fácil, hacerlo para intentar compaginar una actividad económica con la crianza de los/as hijos/as se convierte en una locura con altibajos. Siempre con la sensación de que no llegas a todo y que, cuando estás con una cosa estás desatendiendo la otra. Y supongo que todo se multiplica por mil cuando eres madre primeriza y empresaria primeriza, continuamente aprendiendo en esas dos nuevas facetas de la vida.

En mi caso emprendí porque estaba convencida de que otra forma de crianza era posible, por la pasión por el porteo y por pura presión social. Esa que te va calando -aunque parezca que tienes las cosas claras- cuyo mensaje viene a ser que no haces “nada” si lo que haces no se puede cuantificar económicamente. Y en cierto modo me persigue, porque esa misma presión, que parece que te quitas de encima al emprender, se transforma en “poder cuantificar económicamente eso que haces, con beneficios que supongan un sueldo aceptable, tal y como debe tener toda mujer de hoy en día”.

Según la RAE, emprender significa “Acometer y empezar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. Hombre…peligro, lo que se dice peligro, con una tienda online de portabebés….no hay, al menos físico, pero dificultad sí, y bastante.

Cuando emprendes un negocio (al menos a mí me pasó), te imaginas situaciones idílicas que luego no solo no se cumplen, sino que se materializan en otras totalmente opuestas. Esta otra viñeta que vi hace ya bastante tiempo en internet y cuyo/a autor/a desconozco, también parece que lleva mi nombre y apellidos (y el de muchas otras):

Mujer trabajadora y madre

 

No digo que nadie te hable de las dificultades, pero sí que no les escuchas del todo. Tu idea de negocio es ideal, tus expectativas de éxito altísimas, y el nivel de exigencia esperado insignificante. Algo así como te imaginas la crianza mientras estás embarazada…Esa versión poética que no tiene mucho que ver con la realidad que te espera.

Si además le sumas que al trabajar desde casa te conviertes, supuestamente, en una persona 100% disponible (aunque estés TRA-BA-JAN-DO), la necesidad de que los días se alarguen a 36 horas en lugar de 24 es prácticamente vital.

Pero, al igual que con la crianza de un/a hijo/a, aprendes, te reseteas mil veces, te reorganizas otras tantas, te preocupas cuando parece que la cosa no marcha, disfrutas al ver cómo crece, dudas, decides, fallas y aciertas, pero las satisfacciones por llevar adelante algo tuyo superan con creces las dificultades, y te acabas sintiendo muy orgullosa.

Sé que no es ni mucho menos lo mismo. Que el verdadero gran proyecto es criar a un/a hijo/a. Por eso estoy convencida que este día es también el de todas aquellas mujeres que lo emprendieron en algún momento de sus vidas (algunas más de una vez).

Así que, a todas las madres y a todas las empresarias del mundo: FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER EMPRENDEDORA.

Disfrutad de vuestro día y Feliz Porteo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *